18/9/16

Texto de Víctor Hugo Valledor




En un giroscopio se inventan las melodías.
Noches antiguas desde el primer e ínfimo signo de vida andará la cintura de las magnolias dando tumbos sobre el paño humedecido del adiós.
Cuanto he llorado sobre las ventanillas del tren. Cuantos rieles se quebraron a mi paso.
Cuantas estaciones fueron incendiadas por mi dolor.
Ya no contaré los metros,  dejo un centímetro  a estrenar en tu puerta.
Me miro en la luz del tiempo y soy un anciano niño que vuela sobre las manos.



© Víctor Hugo Valledor
Foto: Gustavo Tisocco

2 comentarios:

Anonymous Mariasilvia Paschetta ha dicho...

"Ya no contaré los metros..."
Conozco de trenes y rieles, hija de maquinista como soy. Y se me llenó el pecho de una tristalgia difícil de compartir (anciana niña).
Gracias.

21 de septiembre de 2016, 22:32  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Qué cierre!
Todo el poema me encantó, pero el final, me llenó de ternura.
Un abrazo!!

31 de octubre de 2016, 21:34  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal