17/9/16

Poema de María Marta Donnet


Aún los escuchamos 

Tartamudean las picanas en cada agujero. Golpes 
de puño en la carne desprevenida se amontonan 
en un rincón sin retorno. Sin piedad zamarrean 
las palabras. Sin piedad acallan la verdad clandestina. 
De los hijos. Sin piedad a las alimañas los arrojan. 
Se relamen entre sotanas de hienas. La procesión 
de un llanto inútil se esconde entre las alas 
de la lluvia. Bahías y penínsulas de sangre 
laceran la carne equivocada. Sin piedad. Tapan 
los rostros inocentes que reclaman su derecho 
de lengua. La ingenuidad cede terreno 
a la locura. Y sin piedad mueren. Son tantos. 
Calladas voces que gritan y gritarán 
por los siglos de los siglos.



© María Marta Donnet

7 comentarios:

Blogger Anamaria Mayol ha dicho...

Dolorosamente bello Gracias por " la memoria" maría marta Besos

17 de septiembre de 2016, 20:51  
Anonymous maria alicia ha dicho...

dolorosamente cierto,además..Y la sangre seguirá reclamando en cada brazo,en cada mano, en cada centímetro de piel,en cada mirada ausente ...un PERDÓN que nos vuelve inmortales

18 de septiembre de 2016, 3:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

No puedo expresar una palabra.

Besos.
Tere V.

18 de septiembre de 2016, 12:44  
Anonymous Nora Corradetti ha dicho...

Tan maravillosos como doliente, gracias por tu mirada escrita! Beso enorme.Nora Corradetti

19 de septiembre de 2016, 0:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Sorbille dijo...
Querida María: Impactante, conmovedor! Un abrazo

20 de septiembre de 2016, 21:53  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Triste realidad que habita el alma.
Mi abrazo

22 de septiembre de 2016, 19:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...



El dolor eterno.

Un abrazo,

Alicia Márquez

25 de septiembre de 2016, 0:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal