6/1/16

Poema de José María Pallaoro




LA ROSA QUE OSCURECE

La rosa oscurece el pecho del perro
muerto. Llueve y el niño duerme
sin fantasmas de lo que vendrá.

Las moscas vomitan en la fugaz
iluminación. El reloj yace inerte.
Como la flor. Como un niño.


© José María Pallaoro

4 comentarios:

Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Me petrificaste, José, Qué estremecimiento de placer ante la belleza.

Besosssssssss

9 de enero de 2016, 20:50  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Muy buen poema donde la belleza y la muerte se enfrentar y a la vez se acompañan.
Un saludo Ana Romano.

17 de enero de 2016, 17:15  
Blogger Liliana ha dicho...

Me encanta José María, siempre me encanta!!


Lily Chavez

24 de enero de 2016, 18:47  
Blogger José María Pallaoro ha dicho...

Nunca es tarde para dar "gracias". Gracias Moni, Ana, Lily,
y un bello sol en sus vidas!

jm

7 de mayo de 2016, 12:59  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal